lunes, 19 de abril de 2010

Barranquismo, Barranco de Formiga

El fin de fiesta, para estos magnificos días en Guara, decidimos que sería el Formiga. Barranco acuático, que en estas fechas podría ir bien de caudal. Teniendo en cuenta, que este fin de semana, parecía que no iba a hacer buen tiempo. La afluencia de gente a la sierra, aún, era escasa.

(Grupo: Eu, Carlos, Jesús, Sergio, y Sergi; Camino de aprox)

Con estas premisas, el domingo por la mañana nos levantámos y recogimos todo. A las diez de la mañana Ayucar, Eu, Sergio, Carlos y yo mismo. Aparcabamos los vehículos en el parking del Formiga. Unos cuantos vehículos, y alguna que otra furgoneta. Vaya¡¡ la cosa no pintaba mal. El día aguantaba, así que, algo cansados del "no parar" de días anteriores, empezamos la cómoda aproximación, por el sendero que sale justo delante del parking del barranco del mismo nombre.

La aproximación del descenso del Formiga, es comodísima. Por un sendero realmente bonito, que circunda el cauce del barranco, gana de forma muy suave la altura necesaria, hasta dejarnos en la impresionante bóveda, que tiene por nombre "Cueva de las Polvorosas".

Cuando uno, está allí, tiene la sensación de retroceder miles de años en el tiempo y visualizar a los hombres prehistoricos, viviendo en un lugar tan precioso como ese. Tras divagar un poco, continuamos y al llegar a la sirga de acero, afluencia de público, bastantes grupos delante.

Nos cambiamos e iniciamos el descenso, un primer rapel R4, nos deposita en el cauce del barranco. El ritmo es alto, pues queremos adelantar la mayor cantidad de grupos posibles.

Casi sin darnos cuenta, adelantamos a algún pequeño grupo, y el primer atasco en el R7. Al llegar el guía me mira, y me dice: Cuantos? cinco, le digo.

(Eu y Sergi, en paso estrecho; Sergio en primer R7)

Amablemente, nos cedió una de las dos instalaciones, rápidamente Jesús instaló y todos rapelamos, adelantamos a otro grupo en este punto, (Entre rapel y rapel) y llegamos al siguiente R7, que instalo yo mismo. Zona muy bonita, que da acceso al sifón.

(Carlos en segundo R7, previo al sifón)

Pasamos las mochilas y a continuación nosotros mismos, un par de sapos, nos acompañan en este trozo tan bonito. Luego un tramo de resaltes un E(escape) a nuestra izquierda, y continuamos por una sucesión de pequeas badinas y resaltes con bloques empotrados. Llegamos a un punto realmente precioso, una estrecho sombrío en el que un pasillo encajado, nos da la posibilidad de realizar un salto, algo técnico. R7, todos saltan.

(Sergio saltando en tercer R7; Eu saltando en zona de badinas finales)

De aquí al final, solo queda disfrutar de algún que otro salto buscado, y del caudal permanente que este barranco siempre nos ofrece. Al final del todo, Jesús nos muestra un salto desde el camino, a la poza final.

video

(Sergi y Eu, en destrepes zona intermedia)

Colofón óptimo, para este final de Barranco. Unos bañitos en la poza final, y retorno al coche, todos muy contentos. Cuatro días magníficos. Tras cambiarnos, curiosamente, empezó a chispear un poco, las dos furgos (Sergio y Jesús) nos hicieron de apartamento y comedor al aire libre, y como siempre, disfrutamos de las pequeñas cosas, montando un almuerzo de categoría.

(Sergi en salto poza final desde el camino)

Luego un café, y como dijo Eu: "Cada mochuelo a su olivo....".

Unos días estupendos barranqueando, en la Sierra de Guara, con buenos amigos. Hasta la próxima...

No hay comentarios:

Publicar un comentario