jueves, 29 de abril de 2010

En Buggy, por la comarca del Bages...

El 17 de diciembre de 1975, nací yo, hace ya 34 años. El diciembre pasado, 2009, me calleron unos cuantos regalitos. Entre ellos, el de una buena amiga, que pensó en algo que me pudiese gustar. "A sabiendas" del estilo tan particular de vida, que llevo y disfruto.
Ese regalo en cuestión, era una excursión en buggy, que se ha pospuesto hasta que ha llegado el buen tiempo. La excursión, era para dos, así que a quien llevar mejor que a la persona que tuvo el detalle de pensar en mi para hacerme feliz, en un día, como el de mi cumpleaños. Así que la aventurilla en cuestión, aconteció, más o menos así... (El bicho, que aunque no lo parece, es... realmente disfrutón) 250 cc, y tras explicarnos un poco el funcionamiento, nos ponemos en marcha. Cuando nos dimos cuenta ya era la mitad del camino, había que meterle la rueda al que iba delante, si no, no tiraba. Así que una vez, que me dí cuenta, le metí el morro, y la cosa empezó a animarse y a ponerse muy divertida... la contrapartida, es que se tragaba un poquiiiiiiito de polvo. Pero, jeje, vale la pena. (A mitad de camino, un poco, "Espolvoreaos")
Y ahora, un cambio de chofer, que aquí tiene que disfrutar tol mundo.... pero,..
- Y esto como se abrocha??? - Da igual, si por aquí no pasan los mossos¡¡ jaja
Al ataquerrrr....
Un poquitin de pista...
( En pista era dónde más chicha, se le metia, y en las curvas culeaba, jejeje que gracioso)
Esta es la historia de la ruta en Buggy por el Bagès, aunque en realidad, hay algo más. Antes de salir, pasó algo así:
- Solo una advertencia: Mirad el Buggy, no tiene una gran amortiguación, por lo tanto no absorve los impactos. Por lo que os pido "porfavor" que intenteis conducir, evitando los baches, ok? (Monitor de la actividad)
- Si, si, ok, ok. No hay problema. Evitar baches, ok, ok. (Nosotros) Y luego....
(En vivo y en directo, cinco minutos antes de acabar la ruta)
video
Tras esto, el señor en cuestión, se llevó el buggy bueno, abandonándonos a nuestra suerte. Al cabo del rato volvió, recogimos el averiado, y volvimos a la base. Menos mal que era el final...
(Esperando al buggeroooo, ai paioooo)
Y con esto y un bizcocho, finalizó, la historia del buggy. Pasé un rato muy divertido, disfrutando, de este regalo, muchas gracias Isa. Esto es lo que pasa cuando estás feliz, que sonriesss, agur... hasta la próxima.
Bye.

No hay comentarios:

Publicar un comentario