martes, 20 de septiembre de 2022

BARRANCO DE GORGOPOTAMOS

Barranco de Gorgopotamos, en griego Γοργοπόταμος

Las aventuras suelen iniciarse de la forma más inesperada. Una idea que surge en la barra de un bar, o en la mesa de un restaurante y ahí se inicia todo. Esta ocasión no fue diferente y cuando nos quisimos dar cuenta ya estábamos en la cabecera del barranco de Gorgopotamos. 
En esta imagen se podría resumir casi todo. 
Al final del post, explicaré alguna que otra experiencia que te resultará curiosa si vas a Grecia a hacer barrancos o simplemente de visita.  Referente a nuestro descenso, esta es la información que considero de interés del barranco, por si pudiera ayudar a otros barranquistas.Ya hay reseñas sobre este gran cañón europeo, así que me voy a centrar en explicar cual ha sido nuestra experiencia y como está el barranco de Gorgopotamos después de las fuertes tormentas que azotaron la zona alrededor del 2020, actualizando en la medida de lo posible, la información.

DONDE
El barranco Γοργοπόταμος también llamado barranco Diras,  se encuentra en Lamia, Grecia. Concretamente encontraremos su salida a 9,7kms de esta población. Ahí es, donde está el famoso puente de Gorgopotamos. Lamia es la capital de la periferia de la Grecia Central y pertenece a la unidad geográfica de Fitiótide.

Como dato curioso, Lamia, el lugar donde se encuentra nuestro barranco, era en la antigüedad una hermosa criatura de la mitología Griega que se dedicaba a seducir a los jóvenes, para satisfacer su apetito sexual, momento tras el cual los devoraba. 

Distancia aproximada a la zona del descenso.
Desde el aeropuerto de Atenas, Eleftherios Venizelos, a nuestro destino, tendremos aproximadamente unas 3h de coche. Al margen de donde nos alojemos, esa será la distancia a recorrer. Más adelante hablaremos de nuestro alojamiento y como fue esa experiencia.

EL BARRANCO EN DATOS.
El descenso del Gorgopotamos es un abismo que parte en dos el monte Oeta. No es necesario estar muy cerca, para ya desde la lejanía, observar la tremenda brecha por la que descenderemos. Las dimensiones, en efecto,  son descomunales.
Imagen de Satélite de nuestro descenso. Ampliar Mapa para ver puntos de Waypoint.
El Inicio(I) lo encontramos a 1080msnm
El Final (F) lo encontramos a 230msnm
La (P) señala el parking de la salida.
El desnivel efectivo aproximado del descenso es de 850m
La Longitud es de 4.5kms
El tiempo de descenso, es algo subjetivo, pero para un grupo de 5 personas, nosotros tardamos 7h 50 haciendo un par de paradas para colocar 2 puntos, que bajo nuestro criterio resultaron necesarios.
La cascada máxima es el C90 (fraccionada en 7+55+35 aproximado) del cruce de vena, pero podremos realizar el descenso con cuerdas de 60m.
Haciendo faena en el C90
El acceso es de 15 min, una vez llegamos al punto de inicio, al cual accederemos por una pista 4x4.
El retorno, será de 5 min, si nos recogen justo a la salida del descenso, o de unos 20-25min (1,2km), si vamos al punto de Parking (P) señalado en el mapa.
El acceso al inicio del barranco, se deberá hacer si o si, con vehículo 4x4. A día de hoy (sept22) dicho acceso está algo complicado, a nosotros, nos hizo la combinación nuestro amigo Vasilis Messinis (Face) con el cual podréis acordar el precio de este servicio.
Zona inicial en Première partie.
La cotación del descenso es V5a5IV. La puntuación que le suelen dar es de 3,7 sobre 4. Tiene pocos o nulos escapes y un alto compromiso, estamos bastante tiempo en contacto con el agua y tiene verticalidad en su tramo intermedio, debido a su famoso C90. A partir de ahí, cada uno que valore.
El caudal del barranco, suele ser alto, por lo que resulta buena idea chequear un punto de control antes de aventurarse a su descenso. En el mapa el punto (F) es el lugar adecuado para visitar este waypoint.
Este fue el caudal de nuestro descenso. 09.09.22 Punto para chequear el waypoint. 
ALOJAMIENTO
En los últimos años, muchos de los barranquistas Españoles, que han ido a descender el Gorgopotamos, han ido a la casa de Vasilis Messinis. Es un gran anfitrión. Se come bien, se duerme mejor y el sitio es idílico. Vasilis también te va a hacer la combinación para el descenso, pues la pista de acceso requiere un 4x4. Nosotros no podemos decir nada negativo, al contrario, ha sido un auténtico placer estar en su casa, disfrutar de su compañía y de la excelente gastronomía que hemos podido probar en su hogar. Casi se podría decir que es un "must" del viaje. Así que yo te diría que no lo dudes, ve a conocer Pavliani y a su antigua comunidad ubicada en el mismísimo monte Oeta.

Una de las fantásticas cenas que pudimos disfrutar en casa de Vasilis y Joana.

LA LOGÍSTICA
Este descenso generaba algunas incógnitas. Según páginas de referencia francesas, el último descenso fue en el 2019. Grupos de compañeros barranquistas españoles, lo descendieron en años anteriores y concretamente algunos amigos, fueron el último grupo del 2019. Luego en el 2020 unas grandes tormentas azotaron la zona, cambiando radicalmente la morfología del descenso, como veremos más adelante.
Algunos datos... para ponernos en contexto, un huracán es la tormenta más violenta y devastadora que se puede producir en nuestro querido Orbe. La tormenta que azotó tierras Helénicas en 2020, fue considerado un "medican", es decir, tormentas de alta intensidad y virulencia que se forman en el Mediterráneo. Algo poco común. Resulta que, estudios posteriores publicados en el Boletín de la Sociedad Meteorológica de EE.UU, demostraron sin lugar a dudas, que Lanos fue un ciclón tropical en toda regla, con igual similitud a los que tienen ocurrencia en el Atlántico. Por lo tanto, lo que se desarrolló en el centro de Europa, fue un huracán de Categoría 2. Los vientos de más de 195km/h, los récords de precipitación acumulada en la región de Grecia Central, tres muertos, algunos desaparecidos, alrededor de 2500 llamadas a los servicios de emergencias, precipitaciones entorno a los 600mm y cerca de 900 misiones de rescate... así lo atestiguan. Ese, fue Lanos.
Medican Lanos, en dirección a tierras helénicas.
Centrándonos de nuevo en el descenso y con estos antecedentes, era obvio, que teníamos que llevarnos material de reequipar. Así que se repartió el peso entre el equipo y se acometió el descenso con (taladro, tres brocas, dos baterías, material para espitar y un total de 15 instalaciones completas) aunque al final se utilizo poco. 
Algunas imágenes de instalaciones.

El acceso desde el punto de alojamiento a la entrada del descenso (distancia de 18,1kms aprox) nos llevó más tiempo del esperado, por lo que fue un acierto madrugar. El motivo fue que la pista estaba en malas condiciones y hubo que parar en varias ocasiones a poner rocas para que pudiera pasar el 4x4. Así que madrugar, es obligatorio. En descensos de estas dimensiones, con este grado de compromiso y con toda la incertidumbre que representaba la actividad, no hay otra manera. Como digo, tanto el acceso, como la recogida una vez terminado el descenso, nos lo proporcionó Vasilis con su 4x4.
El acceso se convirtió en otra pequeña aventurilla.

EL DESCENSO
El día del descenso, todo es motivación, bien temprano nos levantamos y sobre las 4 y media todo el mundo estaba en marcha, sabiendo lo que nos esperaba. Tras un estupendo desayuno en casa de Vasilis, cargamos las cosas en su furgoneta 4x4 y nos dispusimos a recorrer la media hora escasa que nos separaba del inicio del descenso. Todo el material controlado, un último repaso y a la furgo. La cosa como digo, se alargó un poco, pero llegamos al inicio que es lo importante.
15 minutos de acceso y nos estábamos cambiando. La primera impresión es que el río llevaba bastante agua, no deja de ser un a5, nos cambiamos y para adentro. En los primeros resaltes, se observa bastante agua y nada más empezar, todos nos ponemos la capucha, hace bastante frío.
La primera parte, es una sucesión de destrepes y pasillos, un aperitivo para lo que luego ha de venir. Se observa alguna acumulación de troncos, que ya nos va indicando lo que llegó a bajar por allí. 
D. Oury progresando en la parte inicial.
Pasillos iniciales
Los metros se suceden y las instalaciones, aunque algunas tocadas, no están mal del todo. Llegamos a la zona del  primer C9 (un buen punto para evaluar el caudal) al que le sigue un pequeño rapel que nos mete debajo del chorro, para ir entrando en materia. Casi sin darnos cuenta, llegamos al primer gran rapel.

Un buen punto para evaluar el caudal. Antes era saltable, ahora no.
Victor bajo el chorro.
Aquí encontramos el primer gran cambio del barranco. Un clásico que se suele hacer por el activo, está sin instalación y se hace con pasamanos por fuera. Desde arriba, observamos un gran geiser en la recepción del C30 y dos líneas de activo que confluyen en este punto, los cambios son evidentes en el descenso. Las instalaciones por fuera son nuevas, lo que nos hace ver, que el barranco se ha descendido (y así fue, como pudimos comprobar más tarde). En la izquierda orográfica, un pasamanos y un estupendo rapel, te dejan a los pies del geiser.

Desciende D. Oury
Imagen cedida por G. Gouspountinoudis. Diferencias entre 2020 y 2021.
Más tarde un pasamanos aéreo y uno de los rincones más bonitos del descenso, el lugar es una auténtica pasada. 
Sergi descendiendo el C21.
Nuevo cambio en el descenso, un gran bloque, ha quedado encastado donde antes no había absolutamente nada. La mano de Lanos, lo colocó ahí. Este bloque se observa en la imagen anterior y siguientes.
Tras hablar con un amigo barranquista griego, observamos determinados cambios, que se han producido. Agradezco desde aquí a Giorgos, ceder sus fotos, para documentar estos cambios. (Imágenes cedidas por Giorgos Gouspountinoudis)
Imagen de Giorgos de 3 sept. 21
Imagen de nuestro descenso de 9 sept. 22. el mismo bloque continua encastado.
Img. cedida por Giorgos.
Continuando el descenso, nos acercamos a la zona del Bloc-Siphon, al que le sigue un C17, con pasamanos a su izquierda orográfica.
LLuis en la instalación del bloque sifonado.
Imagen cedida, que muestra los cambios tras el paso de Lanos.

Vista inferior del rapel. En la imagen de abajo, desciende Mario.
Continuamos el descenso con una sucesión de cascadas, badinas y algún rapel, hasta llegar a una cascada C25, a la que le seguirá la primera cascada de 90, a la cual se accede mediante un C13. A pesar de que la reseña, con evidentes cambios, muestra tres reuniones, nosotros fraccionamos el C90 en dos tiradas. 
Vistas del C25
Descendiendo la segunda tirada del primer C90.
Lugar de la R intermedia.
Las horas se van sucediendo y el barranco con sus dimensiones y su entidad, nos va dejando un gran sabor de boca. Nos encontramos a continuación un C13 y un T17, pero es en este y en otros puntos del barranco, en los que los cambios en la morfología han sido tan increíbles, que cuesta identificar cual era el punto anterior y cual es en la actualidad, ese mismo punto, como veremos a continuación.
Desciende Mario, en C13
Desciende Dani. Según la antigua topo, antes del paso de Lanos esto era un T17.
Imagen para comprobar las dimensiones del barranquista, con respecto al rapel.
En la imagen siguiente, se puede observar un T17, que ha cambiado radicalmente tras el paso del medican Lanos. En otra imagen, se puede observar la línea de la antigua badina de recepción y el nuevo cambio. Este rapel mide ahora más de 30m.
Img. de archivo, cedida  G. Gouspountinoudis.
Img. actual, sept.22, con marcas de referencia.
Seguiremos progresando por el descenso de camino al espectacular, ilustre y célebre C90, pero antes disfrutaremos de otra espectacular cascada C31, que nos abre las puertas al paso antes mencionado.
Zona de progresión en tramo intermedio previo al C31. Img cedida.
Misma imagen en descenso sept 22.
C5, previo al C31. Como en otros puntos, se observa una sustancial modificación. Img.cedida.
Desciende Mario, vistas desde cabecera.
Instalando Lluis
Desciende D.Oury.
Desciende Victor, C31. Imagen desde el exterior.
Llegamos a uno de los puntos clave del descenso, la cascada de 90. La verdad que el ambiente, es estupendo, un pequeño pasamanos y en menos que canta un gallo, se ha equipado la vertical. La R intermedia, está en perfectas condiciones. La cascada, tiene un rapel de aproximación a cabecera volada y de ahí se fracciona, hasta la R intermedia, realizando el cruce de vena. Con cuerdas de 60m, se hace bien.
Sobre la maniobra de cruce de vena, el mismo rapel te conduce hasta el activo y en el momento en que veas que el activo te barre los pies, ese es el momento de cruzar. Este punto, es concretamente,  antes de que la cascada se separe de la pared unos metros por encima. El mismo rapel te indica.
Sin duda, este es uno de los "must" del descenso. Sencillamente espectacular. Creo que no hay grupo, que a los pies de esa cascada no esté con las endorfinas a tope.

Instalando en la R, que ya nos introduce en la vertical. Sin apoyos.


Se observa a 3 barranquistas en el C90.Img. sup.

Momento exacto del cruce de vena por el barranquista.
Vista de la cascada desde la R intermedia. El barranquista desciende hacia la recepción de la gran cascada.
A partir de aquí, la dinámica del descenso, como es bien sabido, cambia radicalmente. Nos espera algún que otro rapel de cierta altura y luego un tedioso y físico recorrido hasta la salida. A continuación, un C15 y un C31, que aún dan algo de juego.
Tras la vertical, el descenso cambia radicalmente y pierde verticalidad.
C15
C31
El descenso no deja de sorprendernos con algún pequeño rapel y rincones de un gran interés estético. Tras unas cuantas horas de descenso, suele ocurrir que este es el momento de ser más crítico con estos tramos del barranco. Pero sería un juicio, poco acertado, pues aún hay rincones de una increíble belleza


Continua la progresión y le vamos quitando metros, a la parte final del descenso.
Seguiremos por interminables pasillos, repletos de pequeños resaltes, destrepes y una exigente progresión física, hasta la parte final. En este punto nos espera un leve encajonamiento y ya podremos respirar los aires de la victoria. Algún pequeño rapel, algún salto y la salida. 
No sé si habremos coronado el Olimpo de los dioses, pero hemos disfrutado como marranos en un lodazal.
Img. de archivo cedida.
En tramos finales de progresión. Img. de nuestro descenso sept.22.
Img. de nuestro descenso. Alguno de los últimos rapeles con agua.
Img. de archivo cedida, donde se aprecian los cambios ocurridos. Modificaciones significativas en la reseña.

A NIVEL PERSONAL.
Una vez terminado el descenso, supongo que toca valorar. Es un buen barranco, fantásticas dimensiones y de esas actividades que te dejan un magnífico sabor de boca. Una gran actividad física y requiere un trabajo continuo. Es uno de esos estupendos clásicos europeos que se deben hacer. Si entramos a valorar si es el más técnico, o el más físico o el que más trabajo tiene en el agua, seguramente la respuesta es no. Pero si me preguntas si vale la pena, la respuesta es un rotundo si. Seguro que encontrarás otros que te gusten más, o que te parezcan más deportivos, sin duda. Pero la visita a estas tierras para conocer al gigante helénico, no te defraudará. 
Mario, en el tramo final. A pocos metros de la salida.
D. Oury, alcanzando la salida, tras 7h50 de actividad.
Joana, nos hizo la recogida y el transfer. Aunque hubo problemas con el 4x4, se solucionó con una estupenda alternativa, y unas Alphas, bien fresquitas! Gracias Vasilis.
OTROS DATOS DE INTERÉS.
Anecdotario.
En las primeras visitas, a cualquier país, siempre se paga la novatada. En nuestra primera visita a Grecia, fuimos a comer a un restaurante ateniense, al ARCADIA Restaurant, justo al lado del Museo de la famosa Acrópolis griega. La comida fue exquisita, realmente deliciosa, como en cualquier lugar de Grecia, la gastronomía es fantástica. Otros restaurantes de nuestra estancia, tampoco bajaron el nivel, el condumio es, sencillamente magnífico.

No te olvides de probar el insigne plato de referencia en Grecia, la Musaka.

Aunque la policía no es tan amable, te ponen las señales de prohibido aparcar, tan lejos que resulta imposible verlas. Al llegar a nuestro vehículo, nos habían quitado las placas, así! Tal cual! La policía te quita las putas placas y multita al canto. Hacen el verano con los extranjeros. Pasamos una pequeña odisea para recuperarlas, ya que hasta la mañana siguiente, a primera hora, no pudimos recuperarlas. Tras pagar la multa y un pequeño chantaje, si, si, como lo oís, todo fue rodado. Gajes del oficio. Así que si vas a Grecia, disfruta de la comida, de su historia, por supuestísimo de su gastronomía, pero fíjate bien donde aparcas, el mejor lugar es un parking de pago, condición Sine qua non para disfrutar con tranquilidad tu estancia en la capital Griega.
Fichado.

Placas recuperadas. Esta si que fue una auténtica Teomaquia para nosotros. Una batalla digna, de los Dioses del Olimpo.
El descenso, fue realizado el 9 de septiembre de 2022 por:
Ig.
@marioexplora - Mario Gastón.
@porslak - Lluis Bengochea.
@danieloury  - Daniel Oury
@mojopiconaventura  - Victor Fornie
@sergilopezprieto  - Sergi López.

Hasta la próxima.
#Γοργοπόταμος #barrancogorgopotamos #gorgopotamos #barrancodegorgopotamos #barrancosengrecia #gorgopotamoscanyon #canyoninggorgopotamos

No hay comentarios:

Publicar un comentario